Make your own free website on Tripod.com

SAN LUIS

Origen del Nombre


Con respecto al nombre de la ciudad, queda asentado que don Luis Jofré la denominó 'San Luis de Loyola, Nueva Medina de Río Seco' ( y no del Río Seco, como suele escribirse por indebida asociación con el Río Seco puntano). El punto ha sido bien estudiado por monseñor Cabrera, quien escribe:
"Los españoles no bautizaban de ordinario, caprichosamente, o sea como al acaso, a los pueblos o ciudades que erigían en los territorios por ellos conquistados. Vinculaban su denominación al Santo del día, al nombre de algún personaje preclaro, a una efemérides, a un hecho memorable, a alguna singularidad topográfica, etc.: y a esta línea de conducta amoldó escrupulosamente Luis Jofré la suya, al abrir los cimientos de la urbe que había inmortalizado. Apellidóla, San Luis de Loyola, Nueva Medina de Río Seco, que es a mi manera de ver, el nombre original de la misma, es decir, su apellido actual reintegrado a la forma del que se le asignó en la pila, vale decir, para su erección. Este nombre, pues, a despecho de lo vario y múltiple de su estructura, constituye, bajo el aspecto de su significado, una armonía. Analicémoslo.
Llamóse San Luis la nueva urbe, por la circunstancia de que su fundador traía desde la pila el nombre del hijo de Blanca de Castilla, Rey de Francia, Ludovicus, Luis, de Loyola, "en contemplación" (que dijera el erudito Lozano), del entonces Gobernador y Capitán General de Chile, don Martín García Oñez de Loyola, propulsor de la jornada que llevó a cabo en la Provincia de Conlara su Teniente, Nueva Medina de Río Seco, porque el pueblo natal de Juan Jufré, padre del Luis de nuestra narración, fue el llamado Medina de Río Seco, de la Provincia de Valladolid, en la península."
Frecuentemente, la ciudad de San Luis de Loyola fue mencionada simplemente como La Punta o la ciudad de la Punta, aunque mas de una vez lo común se engarza en lo oficial y el amanuense escribe ciudad de la Punta de San Luis de Loyola. Lo cual es mucho más aceptable que esos titubeos o trocatinas que se pretende revalidar como denominaciones de la Nueva Medina de Río Seco.

 

SAN LUIS, EL ARTE Y LA CULTURA

Para ampliar datos sobre la Historia de la Ciudad y la Provincia de San Luis, se recomienda la obra de los historiadores locales como José Mellano, Hugo Fourcade, Jesús Liberato Tobares, Urbano J. Núñez, Maria Delia Gatica de Montiveros, entre otros. O acudir a la gran poesía sanluiseña en la pluma del gran Antonio Esteban Agüero y Polo Godoy Rojo.

 

 

La Ciudad de San Luis HOY

Conserva el aspecto característico de las ciudades mediterráneas del siglo XIX: vida tranquila, viejas casonas de estilo colonial con amplios patios; pero unido a edificios de estilo moderno, mayormente ubicados en la parte comercial.
Existen varios sitios históricos: la Catedral, el Convento de Santo Domingo y el antiguo Cabildo de San Luis.
Además de la Plaza Indepedencia, merece una mención la Plaza Pringles, paseo de añosas arboledas.
Ubicado en el lado Sur de la Catedral, se yergue un añoso quebracho blanco, que la tradición vincula con el general San Martín.
Pueden realizarse por la zona variadas actividades relacionadas con el turismo aventura.
Posee varios embalses adecuados para la práctica de deportes náuticos y pesca deportiva.
En el Parque Nacional Sierra de las Quijadas pueden visitarse formaciones geológicas espectaculares y restos fósiles de dinosaurios.
La ciudad cuenta con hoteles, restaurantes, balneario, y buenos servicios para el automovilista.

Ciudad de San Luis

 


DIGO LA TONADA , (fragmento) de 'Un hombre dice su pequeño país'

No tenemos bandera que nos cubra

tremolando el aire de la plaza,
ni canción que nos diga entre los pueblos

cuando suene el clarín, y la proclama

desanude las últimas cadenas
y destruya el alambre y la muralla,

pero tenemos esta luz secreta,

esta música nuestra soterrada,
este leve clamor, esta cadencia,

este cuño solar, esta venganza,

este oscuro puñal inadvertido

este perfil oral, esta campana,
este mágico son que nos describe,

esta flor en la voz: nuestra tonada.

ANTONIO ESTEBAN AGÜERO

webmaster: Matías Bailone, 2003.